lunes, 13 de abril de 2009

Un automovilista se pone el casco

Harley Davidson está estancada. No sólo por el efecto perverso de la crisis económica. Necesita nuevos clientes, más jóvenes. Y para explotar esa veta, el legendario fabricante de motos designó esta semana a Keith Wandell como su presidente ejecutivo. De él se espera que aporte a la compañía el empuje que necesita para romper esa barrera y elevar la imagen de marca a escala global.

Wandell, de 59 años, no es de la familia. Trabajó durante dos décadas para Johnson Controls, el mayor fabricante de componentes para coches en Estados Unidos, una multinacional que factura anualmente 38.000 millones de dólares. Ahí supervisaba las operaciones globales, lo que, según los analistas, le da una amplia experiencia en el ámbito industrial y comercial del negocio.

En Wall Street reconocen su capacidad de liderazgo. Fue el encargado de defender ante el Congreso de Estados Unidos los intereses de la industria auxiliar del automóvil, en un momento crítico para la supervivencia de Detroit. Energía, pasión, visión y capacidad organizativa son las cualidades que se destacan de Wandell, que llega a la icónica marca con la intención de "colmar sueños", como los de su hermano, ferviente motero.

Las posibilidades de Harley Davidson, dice, son ilimitadas. Y quizá sea eso lo que haya visto también Warren Buffett, que acaba de hacer una importante inyección de capital en su apuesta por firmas made in USA. Harley Davidson está considerada como una de las grandes marcas estadounidenses, con una base de clientes muy leal.

Pero sus pesadas motos son un "lujo no esencial". Aunque el rendimiento de la compañía es mejor que el del conjunto del sector del motor, la recesión seguirá afectando a las ventas. Y aunque con el repunte es muy posible que recupere el aliento, los analistas creen que para ser competitiva necesita transformarse, ampliar su público y presentar productos más innovadores.

"Tenemos que marcar el rumbo hacia donde queremos estar dentro en cinco, diez o veinte años desde ahora", dice Keith Wandell, que toma las riendas que soltará el próximo 1 de mayo James Ziemer, que se jubila tras 40 años trabajando para Harley. El cambio va acompañado de otros movimientos, como el ascenso de Enrico D'Onofrio, ex director financiero de la italiana Ducati, que se pondrá al frente de MV Agusta. -
Fuente: http://www.elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario